El Real Decreto 1090/2015 dictamina en el Art.43.2 que tanto el promotor como el investigador conservarán el contenido del archivo maestro en formato papel o digital de cada ensayo clínico durante al menos 25 años tras la finalización del ensayo, o durante un período más largo si así lo disponen otros requisitos aplicables.

Sigue atento a nuestras newsletters para resolver más cuestiones.